© ​2018 by In2travel

Nivia Estuardo - Selva & Cartagena de Indias

 

Experiencia de desconexión máxima, dado que no hay posibilidades de conectarte ni comunicarte con tu celular y sólo hay luz eléctrica durante algunas horas, ya al segundo día, te deja de importar que día es, sólo te enfocas en lo quieres o no hacer.

 

 La estadía en la reserva Calanoa fue todo lo que me esperaba, lugar con un entorno espectacular, cabañas bien habilitadas y que permiten tener la experiencia de estar en contacto con tu entorno, en forma segura. Lo único negativo del lugar es  que, si te tocan vecinos ruidosos, pueden interferir en tu descanso, ya que prácticamente no hay paredes en la cabaña.


Las instalaciones de la reserva bien pensadas y seguras, comida de la zona muy rica, además de recalcar la excelente disposición y amabilidad de todo el personal que trabaja en el lugar.

 

Hay varias alternativas para programar excursiones, que se pueden modificar según tu opción, todo a cargo de la coordinación de María en el lugar, excursiones por el río Amazonas o por la selva en la zona de la reserva, visita a localidades cercanas, como el poblado de el Vergel, donde un grupo de ticunas está preocupado por enseñar su cultura a los más jóvenes y compartir parte de su tradición, o como el mismo Mocagua, localidad en la que habita la mayor parte de las personas que trabajan en la reserva.

 

 Avanzando por el Amazonas, Puerto Nariño es un lugar espectacular, vive más gente, pero todo se recicla, ejemplo digno de seguir.


Además hay que estar preparado para el contacto no planificado con los habitantes del lugar, variadas especies de monos, aves, delfines rosados en su hábitat natural y en mi caso un encuentro nocturno interespecie con un jaguar, lo que fue alucinante.

 Finalmente se hacen poco los días que estuve, quedó mucho por hacer, volveré....

 

 

 

Saludos,

 

Nivia

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Categorías
Please reload