© ​2018 by In2travel

TALLINN (ESTONIA): VIAJE A LA EDAD MEDIA

Bañada por las frías aguas del mar Báltico, en la boca del Golfo de Finlandia, se levanta Tallinn, una ciudad moderna y en plena expansión que guarda celosamente un tesoro entre sus murallas: uno de los conjuntos medievales más bellos y mejor conservados de Europa.

 

Por su belleza e interés histórico, todo el casco antiguo es Patrimonio de la Humanidad

 

A pesar de los largos años de dominación soviética y de los barrios-dormitorio que dejaron como herencia, la capital estonia es hoy una hermosa ciudad, rodeada de zonas verdes, que ha devuelto el esplendor a su casco antiguo. Sus murallas esconden decenas de edificios de piedra y madera, la mayoría de los siglos XIV al XVIII, que han sobrevivido milagrosamente al paso de los años y de los hielos. Toda la ciudad vieja conserva el trazado original, las casas, iglesias, castillos y edificios públicos se han restaurado y el suelo adoquinado añade aún más belleza al conjunto. No es de extrañar que toda el conjunto fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

 

El casco antiguo de Tallinn fue recuperado gracias a un espléndido trabajo de restauración.

 

En el corazón de esta postal medieval se encuentra el lugar más emblemático de Tallinn, la Plaza del Ayuntamiento, conocida como Raekoja Plats. Este lugar es de paso obligatorio ya que cualquier paseo por su entramado de calles nos conducirá inevitablemente al que durante más de 800 años ha sido el centro de la vida política, comercial y social de la capital, lugar de mercadeo, de encuentros e incluso escenario de ejecuciones públicas. En una de las esquinas de la plaza se encuentra la farmacia más antigua de Europa, fundada en 1422 y que en su momento vendió hierbas milagreras, pociones secretas y hasta polvo de unicornio.

 

La remodelada plaza del Ayuntamiento ha sido durante siglos el eje económico, social y político de la ciudad

 

La afilada torre medieval que preside la plaza es una de las mejor conservadas del continente

 

Desde la plaza del Ayuntamiento, lo mejor es dejarse llevar, perderse entre las intrincadas callejuelas del casco antiguo y explorar cada rincón. Pasear por este entramado de callejones, tiendecitas, monasterios, edificios barrocos y recovecos medievales es asomarse al pasado de la ciudad. Sin embargo, para comprender mejor Tallinn hay que saber primero dos cosas de su historia. Primero, que la capital de Estonia fue durante siglos el centro de una importante encrucijada de rutas en el norte de Europa que enlazaba los Países Bajos, Alemania y Polonia con Rusia. Esta situación privilegiada la convirtió en un objetivo muy apetecible por lo que la ciudad, desde su nacimiento, siempre estuvo rodeada de murallas.

 

Raekoja Plats, repleta de bares y terrazas, es el punto de partida de cualquier visita

 

Lo segundo que hay que recordar es que Tallin ha sido siempre una ciudad comercial y que, ya en la Edad Media, los mercaderes y los artesanos se convirtieron en el alma de la ciudad. En aquella época Tallin, era una pieza fundamental de la famosa Liga Hanseática, que mantenía el tráfico de mercancías entre Europa Occidental y el norte de Rusia. La clave de su éxito fue que Tallinn contaba con un puerto privilegiado, libre de hielos la mayor parte del año.

 

Los muros de piedra dominan gran parte de la ciudad antigua.

 

Dominada a lo largo de su historia por daneses, teutones, livonios, suecos y rusos, todos estos pueblos dejaron su imprenta en la ciudad. Sin embargo, a pesar de que Estonia nunca fue un reino, ni siquiera un país hasta su independencia de la Unión Soviética en 1991, los estonios supieron conservar su propia identidad, lengua y cultura, que hoy lucen con orgullo. Hay que tener en cuenta que por historia y tradiciones, Estonia tiene mucho más que ver con los países escandinavos que con la vecina Rusia. Tanto es así que su idioma y cultura se asemejan y mucho a los de Finlandia.

 

La catedral de Alejandro Nevski es una iglesia ortodoxa ubicada en la colina de Toompea.

 

Otro lugar que nadie debe perderse es la espléndida panorámica que se divisa desde la colina de Toompea y que se extiende por toda la ciudad hasta el mar. Desde allí se puede contemplar el laberíntico sistema de calles empedradas, increíblemente conservadas, que se extienden cuesta abajo hasta la plaza del Ayuntamiento.

 

Por la noche el casco antiguo de Tallinn se convierte en una postal

 

Si durante el día Tallinn asombra por su belleza, al caer la noche, las calles adoquinadas y los edificios históricos perfectamente iluminados dan a la ciudad una atmósfera dificil de encontrar en otras ciudades de Europa. Todo el casco antiguo se viste de tonos ocres mientras los bares, pubs y terrazas se llenan de vida.

 

 

Tallinn es conocida también por su animada vida nocturna

 

 

 

LAHEMAA: EL PARQUE NACIONAL MÁS ANTIGUO DE ESTONIA

 

No lejos de Tallinn, a menos de una hora en coche o autobús, Estonia nos muestra su otra cara, menos conocida pero que asombrará a quienes se animen a explorarla. Los paisajes son llanos, monótonos pero a la vez hermosos. Apenas hay pequeñas colinas y ninguna montaña. Las granjas y casas aisladas de madera salpican el campo, donde los agricultores se empeñan en sacar rendimiento a unas arenas grises y poco fértiles que proceden de la última glaciación europea.

 

Las casas tradicionales estonias recuerdan a las de los países escandinavos

 

La carretera nos conduce hasta el corazón del Parque Nacional de Lahemaa. Situado en la costa norte del país, se trata de la reserva natural más grande y antigua de Estonia, un paraíso para los amantes del senderismo, el ciclismo y el mar. Todo el parque rebosa de una naturaleza exuberante donde abundan los lagos, ríos y bosques densamente poblados de pinos centenarios. En estos bosques, apenas afectados por la actividad humana, viven gran cantidad de mamíferos (alces, lobos, osos, linces, zorros, jabalíes y castores). La época más recomendable para visitarlo es en otoño y primavera, cuando hay más posibilidades de ver su impresionante fauna.

 

 

Lahemaa es una de las áreas forestales mejor conservadas de Europa

 

El parque es un paraíso para los amantes de la naturaleza y el senderismo.

 

El mar ocupa una tercera parte del parque, por lo que también hay playas donde pueden verse muchas rocas erráticas, que fueron traídas desde Finlandia por el hielo continental y que la cultura local relaciona con múltiples cuentos y leyendas.

 

En verano y otoño, la bicicleta es la mejor forma de explorar los hermosos bosques de Lahemma

 

Pero además de su patrimonio natural, Lahemaa es también una ventana a la cultura estonia. En la región abundan los edificios históricos, entre los que destacan cuatro grandes palacetes. Los pueblos de la zona son muy acogedores, conservan su arquitectura tradicional y algunos tienen una antigüedad de más de 400 años, como la diminuta población pesquera de Altja, a orillas del mar Báltico.

 

Los pueblos pesqueros de la zona, como Altja, conservan su arquitectura tradicional.

 

CÓMO LLEGAR

Desde Madrid y Barcelona hay vuelos a Tallinn con  Lufthansa, Air Baltic y Estonian Air. Todos hacen escala en alguna capital europea. Otra opción es volar primero a Helsinki y desde allí cruzar a Tallinn en barco. El aeropuerto está a sólo tres kilómetros del centro histórico, con enlaces frecuentes en autobús o taxi.

 

QUÉ SABER

Formalidades de entrada: Desde la entrada de Estonia en la Unión Europea, en 2004, sólo es necesario el pasaporte o DNI.

Moneda: En 2011, Estonia cambió la corona por el euro.

Población: Con unos 425.000 habitantes, Tallin alberga la tercera parte de la población de Estonia (1.300.000 habitantes). El 65% son estonios y un 28% son rusos.

Idioma: La lengua oficial es el estonio, aunque también se habla ruso, ucraniano y finés. En casi todos los hoteles, restaurantes y tiendas de Tallinn hablan inglés.

Cuándo ir:  Si bien es cierto que las mejores épocas para visitar Tallinn son julio y agosto,  en invierno, Tallinn es un frío pero hermoso espectáculo. La ciudad cuenta con un “Mercado de Navidad”,considerado uno de los mejores de Europa, además de chocolate caliente y vino especiado para combatir el frio.

 

CÓMO MOVERSE

El centro histórico de Tallinn es pequeño y se puede recorrer fácilmente a pie, pero si queréis visitar las afueras de la ciudad y disfrutar de los bonitos paisajes estonios lo mejor es alquilar un coche. Las carreteras se encuentran en buen estado, no hay mucho tráfico y las distancias son cortas. Hay que tener en cuenta que en invierno la conducción puede resultar peligrosa por el hielo. También hay una extensa red de autobuses y trenes que une las distintas zonas del país. En verano, la bicicleta es el mejor aliado para explorar las zonas rurales y sus aldeas.

 

QUÉ COMER

La cocina estonia tiene muchas influencias rusas y de los países escandinavos. El pescado es muy importante en la dieta del país y se toma básicamente ahumado. Destacan las especies pescadas en el Báltico como el arenque, la anguila y la platija, o en los lagos y ríos del interior del país, como la trucha. Suelen servirse con puré de patatas, cebolla y panceta. Otros platos típicos son la carne de caza con chucrut y el verevorst, una especie de morcilla hecha a base de sangre de cerdo. Habituales de los platos estonios también son las patatas, los frutos silvestres y las setas.

La cocina estonia está muy influenciada por la rusa y la escandinava.

 

El pan negro ocupa un lugar importante. Los estonios lo consumen a diario y todavía hoy en muchos hogares hornean el pan por sí mismos. Los quesos locales son excelentes y entre los postres destacan los elaborados con harina de Kama (una mezcla de granos triturados: cebada, centeno y avena). La pastelería del país también es muy rica y variada.

Al igual que sus vecinos finlandeses y rusos, los estonios producen sus propias bebidas alcohólicas. Las más apreciadas son la cerveza, los vodkas y un licor bastante fuerte de hierbas, el Vana Tallinn (literalmente “Viejo Tallinn”).

 

 

DÓNDE COMER

 

EN TALLINN

Comparado con la mayoría de capitales europeas, comer en Tallin es barato y la calidad de muchos restaurantes es sorprendente, pero conviene conocer algunas direcciones para evitar caer en locales destinados a los turistas.

 

Rataskaevu16 (C/Rataskaevu, núm. 16) Restaurante con mucho encanto especializado en cocina estonia. La presentación, la calidad de los productos y el excelente servicio lo convierten en visita obligada. Conviene reservar pues suele estar lleno. http://go24.ee/et/listing/rataskaevu16.html

 

XX SAJAND (C/Kullassepa 13) Café restaurante de ambiente bohemio en pleno centro histórico, justo delante del centro de información turística. Especialidades locales y el mejor café de la ciudad. Abierto todo el día, es perfecto para desayunar o comer a cualquier hora.  kohvik@xxsajand.ee

 

Hell’s Hunt. (C/ Pikk 39) Considerado el primer pub de la ciudad, muy frecuentado por los estonios. Cocina local a precios asequibles. Perfecto para una cena informal. http://hellhunt.ee/

 

Von Krahli Aed (C/ Rataskaevu 8) Cocina local. Ambiente retro con mucho encanto. Buena selección de pescados y carnes a precios muy razonables. www.vonkrahl.ee

 

Vegan Restoran V (C/ Rataskaevu 12). El mejor restaurante vegetariano de la ciudad. Trato muy agradable y atmósfera cálida. Imprescindible probar sus sopas. www.veganrestoran.ee

 

EN ALTJA (Parque Nacional Lahemaa)

 

Altja Tavern (Altja Körts) Taberna tradicional que sirve platos estonios sencillos y abundantes. Buena cerveza local. Cuando el tiempo acompaña, hay una terraza fuera, perfecta para disfrutar del sol y los paisajes rurales.

 

Altja Tavern es un buen lugar para degustar la auténtica cocina tradicional estonia.

 

DÓNDE DORMIR

 

EN TALLINN

Lo mejor es alojarse en la parte antigua de la ciudad, donde se encuentran los mejores hoteles a escasos metros de las principales atracciones.

Para los que se lo puedan permitir, el Schlossle www.schloesslehotel.com es un lujoso hotel boutique de cinco estrellas en pleno centro histórico. Pero afortunadamente, si de algo va sobrada Tallinn es de alojamientos con encanto para todos los bolsillos. Una buena opción es el Merchant’s House Hotel www.merchantshousehotel.com, de cuatro estrellas y situado en un edificio del siglo XIV. Más económico y también en el casco antiguo es el Hotel St.Barbara, www.stbarbara.ee de tres estrellas y ubicado en lo que fue un antiguo hospital. Y para los presupuestos más ajustados una excelente opción es el Economy Hotell www.economyhotel.ee, muy económico y cerca del centro.

Importante: si queréis alojaros en el casco antiguo, reservad con antelación, especialmente en verano cuando el turismo nórdico viaja masivamente.


EN ALTJA (Parque Nacional Lahemaa)

A los amantes de la naturaleza les alegrará saber que es posible hacer noche dentro del parque nacional Lahemaa. Hay varias opciones pero la mejor es sin duda el Haaviku Holiday Home, en pleno corazón de la reserva natural. Se trata de cinco acogedoras cabañas de madera, muy sencillas pero con todos los servicios. Eso sí, el baño y la cocina son compartidos. www.haaviku.edicypages.com/

 

QUÉ COMPRAR

Los precios en Estonia son sensiblemente más baratos que en el resto de los países bálticos. Destacan las tallas de madera (muñecas, coches, casas en miniatura etc.) y la artesanía en cristal. También son muy apreciados los artículos de punto, las antigüedades, los licores y el chocolate. Pero quizá la compra estrella es el ámbar, ya que como país báltico, esta resina abunda en Estonia pero a un precio mucho más asequible que en Suecia o Dinamarca. Las mejores tiendas están en los callejones del casco antiguo.

 

Las artesanías en madera son una compra típica en las tiendas de Tallinn.



Fuente: Espíritu Viajero 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Categorías
Please reload