© ​2018 by In2travel

Daniela Fernández y familia en San Pedro de Atacama || JUL'17

 “Un lugar lleno de energías”

 

Así describo este lugar, acostumbrada al ruido, smog, edificios y todo el caos de Santiago, ir a San Pedro de Atacama es el lugar perfecto para escapar, un lugar para aquellos que no les gusta el sur.

 

Había tenido la oportunidad de ir hace un par de años atrás con amigos y compañeros de la universidad, pero quede con ganas de disfrutar más. Así que esta vez decidí ir con mi familia, ya que ninguno de ellos había ido antes, sin duda, fue la oportunidad perfecta de regresar.

 

Con mi familia nos subimos al avión a las 10:00 am y a las 12:00, ya estábamos en Calama. Apenas nos bajamos fui a buscar una van (éramos 7 personas) que había arrendado desde Santiago, para tomar rumbo a San Pedro. Adentrándonos en el Altiplano, es donde, empiezas a sentir esas energías especiales. Nos demoramos alrededor de una hora en llegar a San Pedro. Una vez ahí pudimos ver la cantidad de turistas en la calle principal, de nombre Caracoles, es impresionante. Luego llegamos a nuestro hostal que se encuentra a 5 min aprox caminando, de la calle principal.

 

Consejo: Si deseas viajar a San Pedro de Atacama, preocúpate de reservar con anticipación, ya que cuesta mucho encontrar disponibilidad.

 

Nos quedamos en un hostal, donde el servicio que entregan es 24 hrs. las camas son exquisitas, especiales para descansar después de haber estado todo el día haciendo algún recorrido. Y la calidad precio, vale la pena 100%.

 

Consejo: Es normal que sientas más sed que de costumbre y que se te sequen los labios. Una vez llegando a San Pedro te puedes apunar, pero por lo general a muy pocas personas les pasa, por eso les aconsejo comprar en hoja coca para masticar o dulces de esta misma, y es esencial que se hidraten.

 

A la mañana siguiente de haber llegado, partimos a Los Geysers del Tatio, un campo geotérmico en la Cordillera de los Andes, sin duda un lugar maravilloso, pero hace mucho frío, ya que es recomendable ir en la madrugada. Con mi familia salimos del hostal rumbo a los Geysers a las 4:00 de la mañana, nos demoramos alrededor de una hora y media, ya que estaba oscuro y siempre hay que manejar con precaución. Ya llegando al campo geotérmico, se logra ver las fumarolas de vapor, un espectáculo natural muy bonito, que se produce por las altas temperaturas de sus acuosos cráteres, rodeado por sales minerales. Aprox entre las 6 y 7 de la mañana, estas fumarolas llegaban a alcanzar 7 metros de altura. En este campo, también hay una poza de agua termal, donde uno se puede bañar, pero solo es para valientes, ya que una vez que te metes, con el frío es imposible salir. Después de visitar los geyser, tomamos desayuno en el auto y regresamos al Pueblo de San Pedro de Atacama, pero camino al Pueblo te puedes encontrar con un pueblito llamado Machuca, donde solo hay 20 casas y una pequeña iglesia, ahí probé carne de llama y alpaca, ya que venden anticuchos y empanadas, la verdad a mi no me gusta mucho la carne, pero la verdad es que es muy rica la carne de llama y alpaca. Sin duda Machuca es un lugar muy típico del altiplano, una maravilla del norte. Si bien, esta era la segunda vez que visitaba los Geyser del Tatio, cometí el grave error de no estar un día más en San Pedro antes de subir, para que mi familia y yo nos aclimatáramos a la altura, Ya que nos apunamos y no pudimos disfrutar más tiempo.

 

Consejo: Las personas que son hipertensas, deben ir a su doctor antes de ir, para que les recete un pastilla especial para las alturas, ya que los Geiser tiene una altura de más de 4.000 m.s.n.m. y se están arriesgando a que les de un infarto.

 

Por la tarde, una vez, ya recuperados y después de haber almorzado en el restaurante Casa Piedra que se encuentra en plena calle Caracoles, un lugar con platos muy ricos y no caros, fuimos a las ruinas de Pukara de Quitor, la entrada cuesta 2.000 pesos chilenos. Consiste en subir a un mirador donde es un recorrido de 20 min aprox en subida, pero vale la pena, ya que puedes ver vestigios de lo que era una fortaleza indígena construida por piedras. Después continuamos con el sendero que se encuentra al otro lado, se llega hasta un mirador donde te permite ver todo el valle y los volcanes, si bien este último es un sendero largo de 30 minutos caminando aprox, pero amigable, cualquier persona puede hacerlo. No recomiendo hacer este trekking al medio día, ya que a esa hora el sol quema demasiado y hace mucho calor. Lo mejor es ir a ver el atardecer, ya que tiene una vista impresionante.

 

A la mañana siguiente tuve la mejor experiencia, volé con Ballooms Over Atacama, me pasaron a buscar alrededor de las 5.30 de la mañana desde el hotel, llegamos al lugar de despegue, nos dieron instrucciones de como teníamos que ir dentro del globo al momento de aterrizar, para que no se volcara. Luego nos dieron desayuno mientras que inflaban el globo (Se demoró no más de 10 min, fue súper rápido), una vez que terminamos de tomar desayuno, nos subimos al globo y a volar! Un vuelo de 45 min aprox, cada vuelo es diferente, ya que se puede volar una hora o menos, todo depende del viento,  hasta el momento solamente se puede volar en el amanecer. Volar en globo aerostático es súper seguro, esta empresa tiene pilotos con más de 3.000 horas de vuelo y han pilotado en varias partes del mundo, es decir pilotos con mucha experiencia. La vista, desde el globo, es increíble, puedes ver el Lago Cejar, el Valle de la Luna, la Cordillera de Sal, el pueblo de San Pedro, ves desde otra perspectiva San Pedro de Atacama, realmente un experiencia recomendable. En el aterrizaje teníamos que estar sentados y sujetarnos con unas cuerdas, fue muy suave, una vez ya en el suelo, empiezan a desinflar el globo, mientras otros ponían una meza con copas, espumantes y tabla para picar. El servicio y la atención son muy buena. Lo recomiendo 100%.

 

Y para finalizar nuestro viaje a San Pedro de Atacama, fuimos al Valle de Luna, a 15 km aprox del pueblo de San Pedro. La entrada al Valle de la Luna es de $2.000, te entregan un mapa, indicando la ruta y las paradas. Primera parada, Las Cavernas de Sal, se encuentra todo señalizado para no perderse, en un momento te encontrarás a oscuras, por lo que recomiendo llevar una linterna y tener cuidado con no pegarse en la cabeza, es un recorrido, pero un poco agotador, ya que tienes que pasar por una pequeña cueva a oscuras y otras no, y luego subir, para terminar el recorrido, sin duda muy divertido, a mis hermanos les encantó y mi mama no pudo seguir, ya que le dio claustrofobia. Una vez terminado el recorrido en las Cavernas de Sal Viene la Gran Duna, pero pasamos de largo y ver las tres marías primero, que son unas cretas de sal que brotan desde la tierra, sin duda un lugar interesante, por la formación natural de esta. Y por último, pasamos a la Gran Duna, para ver el atardecer, donde se logra ver gran parte del valle, sin duda un lugar muy bonito.

 

La verdad, fue una experiencia muy enriquecedora, pero me quedé con ganas de más de nuevo, conocí lugares en el que no había ido la vez anterior, así que lo más probable es que regrese nuevamente, para seguir recorriendo y conociendo.

 

Si en verdad quieres conocer, mínimo necesitas una semana. San Pedro de Atacama es un destino increíble, lleno de energías con muchos lugares que conocer.

 

Si quieren conocer San Pedro de Atacama, no duden en contactarse con nosotros, los ayudaremos a que tengan la mejor experiencia, y les entregare los mejores tips para que aprovechen San Pedro de Atacama 100%.

 

 

 

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Categorías
Please reload